¿Es bueno estudiar con música?

Los debates y opiniones al respecto son variados. Algunos plantean que es muy productivo, mientras otras personas dicen que desconcentra y es contraproducente ya que solo estimula la memoria a corto plazo.

Lo cierto es que los resultados difieren en cada persona, así que debes probar por ti mismo y evaluar tus progresos. En caso que te funcione, bienvenido al mundo de los estudios con música.

 

En pro y en contra

Los detractores de este estilo plantean que el cerebro no se haya preparado para realizar dos tareas a la vez y que el hecho de escuchar la música disminuye la capacidad de aprendizaje. Otra de sus bases es que un entorno sin distracciones es el mejor escenario para el estudio y permite a los estudiantes concentrarse mejor.

Los que defienden la música consideran que esa misma percepción del entorno es en sí misma una distracción. Al utilizar audífonos, se crea una verdadera burbuja donde la concentración y el estudiante están solos. También a su favor se enarbolan estudios sobre la capacidad del cerebro de establecer contacto entre determinados estímulos y el aprendizaje, por lo que al oír una canción podemos evocar mejor lo que aprendimos mientras la escuchábamos.

 

La mejor música para estudiar

Entre los mejores consejos musicales que podemos dar el que se lleva la palma de oro es Mozart. Por algún extraño motivo su música mejora el rendimiento y la capacidad mental, lo cual en el mundo científico se conoce como «el efecto Mozart».

Claro que no siempre debemos acudir a los clásicos. En estos tiempos una opción similar es la música ambiental y los sonidos de la naturaleza que producen un estado de relajamiento ideal para acceder al estudio. Un buen consejo es que organices una lista de reproducción de al menos 2 horas, para que no te detengas a cambiar cada 3 o 4 minutos.

En un final, ¿cuál es la mejor música para concentrarte? La que prefieras: este artículo ha sido redactado escuchando música irlandesa.