Formación universitaria vs formación profesional (fp)

En muchas sociedades existe la falsa creencia que para ser una persona de éxito en la vida, debes tener por fuerza una formación universitaria. Muchos padres obligan a sus hijos a seguir el camino hacia la universidad, desdeñando otras opciones de preparación, como la Formación Profesional (FP).

Los módulos de formación profesional, si bien tienen una aceptación creciente en los últimos años, no son bien vistas por muchas personas. En muchos casos han sido hasta objeto de burla, sobre todo entre los universitarios. Pero, a la larga, es muy difícil asegurar categóricamente que la formación universitaria es mejor que la formación profesional en todos los casos.

¿Qué es la formación universitaria y la formación profesional?

La formación universitaria se traduce como los estudios superiores que cursa una persona para obtener un título universitario. La duración de la formación universitaria varía según la carrera y la modalidad, además de que en cada país tiene sus particularidades propias.

La formación profesional se alza como una alternativa a la formación universitaria. Se entiende por formación profesional todos los estudios encaminados a la inserción laboral, aumentando el conocimiento y las habilidades del trabajador.

Tiene tres variantes principales: Formación Profesional Inicial, destinada a los alumnos que comenzarán a trabajar; Formación Profesional Ocupacional, destinada a trabajadores desempleados; y por último la Formación Profesional Continua, que se centra en la superación de trabajadores en activo.

¿La formación universitaria es mejor que la formación profesional?

En nuestra opinión, ninguna opción es mejor que la otra. Todo depende de lo que se ajuste a las necesidades y características de cada cual. Por ejemplo, la formación universitaria toma más tiempo que la formación profesional, por lo que los universitarios tardarán más tiempo en comenzar a trabajar que los graduados de FP.

Otra diferencia sustancial reside en los gastos, pues las carreras universitarias pueden escaparse a muchos bolsillos, mientras que la FP es más asequible. Al final, es otra opción tan válida como cualquier otra.