Todo lo que tienes que saber sobre las prácticas en una empresa

No es nada raro que para acceder a un determinado puesto de trabajo necesites un tiempo de prácticas en el mismo. También conocidas como pasantías, no son más que un trabajo temporal que realizan los aspirantes a una plaza laboral en las empresas que las ofertan, que puede ser remunerado o no.

En este tiempo, los pasantes o practicantes deberán adquirir una sólida base para el puesto que aspiran a ocupar, así como el entrenamiento laboral necesario para convertirse parte de la empresa. Los practicantes suelen ser estudiantes universitarios que usan su tiempo libre o los meses de vacaciones, pero tampoco es inusual encontrar a adultos que aspiran a mejorar su status o recién graduados deseosos de obtener habilidades útiles para su carrera profesional.

 

Presta atención y saca lo mejor de lo que te rodea

Uno de los errores más comunes en todo centro de trabajo es llegar con una imagen preestablecida de lo que debemos hacer o de lo que se espera de nosotros.

Aquellos que han realizado prácticas empresariales saben que no es así. Por el contrario, la vorágine laboral y el día a día generan situaciones atípicas, las cuales tienden a solucionarse con improvisación y las buenas ideas generadas por la experiencia colectiva. Por ello no debes centrarte en ti, sino escuchar y beber de las fuentes de quienes llevan más tiempo en el puesto. Aprender de los demás será una de las cualidades que más ayuda te puede brindar en tu futuro empresarial.

Existen dos tipos de prácticas: las de experiencia laboral, más comunes y las de investigación, que pueden ser solicitadas por la empresa y cuyos resultados son presentados en reportes, tesis o incluso de manera pública. Otra de las ventajas de las pasantías es que llaman la atención de todo aquel que lea tu currículum vitae, por lo que constituyen en sí mismas una manera de aumentar tus posibilidades para acceder a buenos puestos de trabajo.